¿Por qué los seres humanos no hibernan?

¿Por qué los seres humanos no hibernan?

02/05/2021 By : Ismael Fernández Cuevas y Nieves Fernández López Home

Para responder a esta pregunta, sin duda hay que recurrir al principio de homeostasis.

La homeostasis es un conjunto de fenómenos que ocurren en los organismos vivos para mantener una condición interna estable a pesar de las perturbaciones externas. Este equilibrio teórico afecta a diferentes aspectos, siendo la termorregulación (temperatura) uno de los más relevantes.

La termorregulación humana utiliza diferentes mecanismos para mantener la homeostasis: los más destacados son la vasodilatación y la vasoconstricción. El primero ocurre para disminuir la temperatura corporal y el segundo busca lo contrario, utilizando mecanismos como la sudoración o los temblores.

La termografía nos permite ver esos fascinantes procesos, y lo que es aún más emocionante (y complejo) es que no todos los seres vivos se rigen por los mismos mecanismos térmicos. Encontramos tres tipos principales:

  • Homeotermos: Organismos que son capaces de generar calor ellos mismos para mantener ese equilibrio independientemente de la temperatura ambiental (es decir, aves y mamíferos, entre los que se encuentra el ser humano).
  • Poiquilotermos: No tienen la capacidad de generar calor por sí mismos, por lo que su temperatura interna depende de las condiciones ambientales. Se dice que son de sangre fría y necesitan factores externos como el sol o el viento para mantener su equilibrio térmico (es decir, reptiles, anfibios, etc.)
  • Heterotermos: exhiben características tanto de poiquilotermia como de homeotermia de forma diaria o anual. Por ejemplo, los osos son homeotérmicos durante una parte del año y durante el invierno disminuyen su metabolismo e hibernan, volviéndose poiquilotérmicos.

Gracias a la termografía infrarroja podemos observar y cuantificar los procesos de transferencia de calor a través de los cambios en la temperatura de la piel. Este fascinante tema nos lleva a aplicaciones en el deporte y la salud como la prevención de lesiones o asimilación de la carga interna en el rendimiento deportivo. Pero para ser honestos, todavía estamos en fases muy iniciales para poder comprender la enorme complejidad que supone la termorregulación humana y sus vínculos con las lesiones, patologías, metabolismo, emociones, etc. Por ello, incluso si parece que los mecanismos térmicos son claros, necesitaremos mucha investigación para comprender mejor cómo otros seres vivos manejan su homeostasis y si los seres humanos podremos llegar a modular nuestro metabolismo de tal manera que lleguemos a poder hibernar, tal y como hacen los osos.


  • Romanovsky, A. A. (2018). The thermoregulation system and how it works. Handbook of clinical neurology156, 3-43.
  • Carpes, F. P., Mello-Carpes, P. B., Priego Quesada, J. I., Pérez-Soriano, P., Salvador Palmer, R., & Ortiz de Anda, R. M. C. (2018). Insights on the use of thermography in human physiology practical classes. Advances in physiology education42(3), 521-525.

Europa Thermohuman ThermoHuman ha contado con el apoyo de los Fondos de la Unión Europea y de la Comunidad de Madrid a través del Programa Operativo de Empleo Juvenil. De igual manera ha participado en el Programa de Iniciación a la Exportación ICEX Next, contando con el apoyo de ICEX y con la cofinanciación del fondo europeo FEDER.