Fascitis plantar vs Neuropatia de Baxter: estudio de caso con termografía

Fascitis plantar vs Neuropatia de Baxter: estudio de caso con termografía

05/02/2021 By : Ismael Fernández Cuevas Home

El dolor en la fascia y el talón es un síntoma muy común entre los atletas de alto rendimiento y amateur (pero no solo afecta a este grupo de población). Normalmente relacionamos este dolor con la fascitis plantar, que es, en la mayoría de los casos, un diagnóstico correcto. En este estudio de caso, mostraremos cómo la termografía puede ayudar a reconsiderar un caso de fascitis plantar en función de los resultados térmicos (recuerda «calor o frío«, esa es la clave).

En está publicación mostramos el estudio de caso de una atleta (25 años), especializada en 800m, que fue diagnosticada al finales de 2020 con fascitis plantar en el pie derecho. Los síntomas fueron compatibles con el diagnóstico (dolor plantar en el talón, más intenso a primera hora de la mañana o después del reposo, etc.). Se aplicaron tratamientos de fisioterapia, ondas de choque e inyecciones de cortisona durante semanas. Además de eso, también se le hicieron plantillas. Lamentablemente, todas estas intervenciones no mejoraron la situación y no pudo volver a entrenar porque su dolor plantar no desapareció.

«…el 12,1% de todas las consultas musculoesqueléticas de pie y tobillo en atención primaria en 2006 se relacionaron con dolor de talón, y el 7,5% de ellas fueron diagnosticadas como fascitis plantar. Eso pone de relieve el hecho de que no todos los dolores de talón plantar son fascitis plantar….»

Menz and collaborators (2010)

La primera evaluación termográfica se realizó el 10 de marzo de 2021, más de 2 meses después del pimer diagnóstico. En ese momento, la atleta no refería dolor en el día a día -de hecho podía hacer algún entrenamiento de fuerza y natación-, pero la palpación de la fascia/talón o la carrera eran actividades dolorosas (un 5/10 según la escala de dolor NRS): el resultado fue que durante más de 8 semanas la atleta no pudo correr y entrenar con normalidad.

Al tomar la imagen térmica de la planta del pie, le pedimos que señalara la región dolorosa (figura 1). Ese fue el momento en el que nos dimos cuenta que algo no encajaba.

Figura 1. Imagen térmica del atleta apuntando a la región dolorosa diagnosticada con fascitis plantar

Una de las aplicaciones más interesantes de la termografía infrarroja es la de apoyo al diagnóstico. Esto es posible gracias a que, según la lesión / patología y el tejido afectado, la respuesta térmica puede ser diferente (Sillero-Quintana et al., 2015). En este caso, la fascitis plantar es una patología ligada a una respuesta hipertérmica (Gómez Bernal et al., 2020). Consecuentemente, al realizar la primera toma esperábamos encontrar un talón derecho con mayor temperatura que el izquierdo, y resultó ser completamente lo contrario (en la figura 2 se pueden ver tanto los termogramas como la asimetría de -1,92º del arco interno derecho representado por los avatares de ThermoHuman).

Figura 2. Imagen térmica (a la izquierda) y representación de asimetría térmica ThermoHuman (a la derecha) de la planta del pie de la primera evaluación de la atleta. La línea púrpura indica dolor y el patrón rayado indica lesión.

En un estudio realizado en Reino Unido (Menz et al., 2010), los autores describieron como el 12,1% de todas las consultas musculoesqueléticas sobre pie y tobillo en atención primaria durante 2006 estaban relacionadas con dolor en el talón, pero solo el 7,5% de ellas fueron diagnosticadas como fascitis plantar. Eso significa que no todos los dolores de talón plantar son fascitis plantar. De hecho, Buchbinder (2004) mostró algunos diagnósticos diferenciales de dolor plantar en el talón (figura 3), entre los que encontramos varios problemas nerviosos.

Estos resultados térmicos nos obligaron a recomendar la reconsideración del diagnóstico. Teniendo en cuenta el patrón hipotérmico mostrado en la región dolorida (característico de los problemas nerviosos), sugerimos explorar los diagnósticos diferenciales relacionados con síndromes nerviosos (como el caso del conocido como neuropatía de Baxter o compresión del nervio calcáneo inferior)

Figura 3. Lista adaptada de Buchbinder (2004) (encontrada en Thomas et al., 2019)

Dos semanas después de la primera evaluación, repetimos la toma de imágenes térmicas con la atleta (24 de marzo de 2021). Antes de eso y como resultado de la primera evaluación, visitó a un experto que estaba evaluando cuidadosamente su caso: descubrió que su tobillo derecho estaba bloqueado. Por lo tanto, inició un tratamiento diferente centrado en aliviar la presión en la parte interna del pie y movilizar la articulación del tobillo. Como resultado, apenas unos días más tarde pudo comenzar a correr de nuevo sin dolor (solo informó de una leve sensación de hormigueo, que de hecho puede ser un indicador de que el nervio ha estado afectado).

«…podemos concluir que la termografía infrarroja es una herramienta válida para apoyar el diagnóstico del dolor en la fascia y el talón […] en este estudio de caso, lo que en un primer momento se consideró como una fascitis plantar (patrón hipertérmico) no concordó con lo mostrado en la evaluación termográfica: un patrón hipotérmico (más ligado a problemas nerviosos como la neuropatía de Baxter), lo cual ayudó a reconsiderar el diagnóstico y tratamiento, que permitió que la atleta volviese a correr y entrenar sin dolor…»

Ismael Fernández Cuevas

En la segunda evaluación termográfica observamos que la zona lesionada y con dolor (arco interno del pie derecho) presentaba una asimetría no significativa de -0,12ºC. Eso significa una disminución de la asimetría térmica de 1,80ºC de la primera a la segunda evaluación (14 días). Esta evolución puede verse en la figura 4.

Figura 4. Termogramas, avatares de asimetría ThermoHuman y gráfico que representa la evolución de la asimetría absoluta del arco interno del pie derecho desde la primera evaluación hasta la segunda 14 días después.

Podemos concluir que la termografía infrarroja es una herramienta válida para apoyar el diagnóstico del dolor en la fascia plantar y el talón, lo cual puede ser especialmente interesante para profesionales del mundo de la podología, fisioterapia y medicina deportiva, dada la frecuencia de esta dolencia. En este caso, lo que en un primer momento se consideró como una fascitis plantar (patrón hipertérmico) no concordaba con lo mostrado en la evaluación termográfica: un patrón hipotérmico (más ligado a problemas nerviosos como la neuropatía de Baxter). Tras reconsiderar el diagnóstico y el tratamiento, la termografía también sirvió para confirmar la reducción significativa de la asimetría térmica en la zona lesionada y dolorida (de -1,92ºC a -0,12ºC) en tan solo 14 días. Durante este período, la atleta pudo volver a entrenar con normalidad y dejó de sentir dolor. El software ThermoHuman fue útil para procesar, cuantificar e ilustrar estos resultados.


REFERENCIAS

Buchbinder, R. (2004). Plantar Fasciitis. New England Journal of Medicine, 350(21), 2159-2166. doi: 10.1056/NEJMcp032745

Gómez Bernal, A., Fernández-Cuevas, I., Alfaro-Santafé, J. J., & Pérez-Morcillo, A. (2020). Termografía infrarroja para la determinación del perfil térmico en fascitis plantar: estudio descriptivo. Revista Espaсola de Podologнa, 31(Supl1), 1.

Menz, H. B., Jordan, K. P., Roddy, E., & Croft, P. R. (2010). Characteristics of primary care consultations for musculoskeletal foot and ankle problems in the UK. Rheumatology (Oxford, England), 49(7), 1391-1398. doi: 10.1093/rheumatology/keq092

Sillero-Quintana, M., Fernández-Jaén, T., Fernández-Cuevas, I., Gómez-Carmona, P. M., Arnaiz-Lastras, J., Pérez, M.-D., & Guillén, P. (2015). Infrared Thermography as a Support Tool for Screening and Early Diagnosis in Emergencies. Journal of Medical Imaging and Health Informatics, 5(6), 1223-1228. doi: 10.1166/jmihi.2015.1511

Thomas, M. J., Whittle, R., Menz, H. B., Rathod-Mistry, T., Marshall, M., & Roddy, E. (2019). Plantar heel pain in middle-aged and older adults: population prevalence, associations with health status and lifestyle factors, and frequency of healthcare use. BMC musculoskeletal disorders, 20(1), 337-337. doi: 10.1186/s12891-019-2718-6

Europa Thermohuman ThermoHuman ha contado con el apoyo de los Fondos de la Unión Europea y de la Comunidad de Madrid a través del Programa Operativo de Empleo Juvenil. De igual manera ha participado en el Programa de Iniciación a la Exportación ICEX Next, contando con el apoyo de ICEX y con la cofinanciación del fondo europeo FEDER.