Resonancia, ecografía y termografía en la lesión muscular en el fútbol

Resonancia, ecografía y termografía en la lesión muscular en el fútbol

09/20/2021 By : Alejandro del Estal Home

¿La resonancia en una lesión muscular en un jugador de fútbol es la solución? ¿Es mejor una ecografía? ¿Qué añade la termografía? En el estudio de caso de hoy, veremos cómo todas estas pruebas de imagen aportan una información clave en el proceso diagnóstico.

La lesión muscular está considerada como una de las más frecuentes en el ámbito del deporte. Este hecho es especialmente relevante en deportes que involucran cambios de dirección a alta velocidad, como el fútbol, baloncesto, béisbol y fútbol americano. Los estudios epidemiológicos demuestran que la lesión muscular en fútbol supone más del 30% de todas las lesiones. Esto implica una recurrencia de entre 1,8 y 2,7 lesiones musculares por cada 1.000 h de exposición, ya sea entrenamiento o competición (Green et al., 2020; Junge et al., 2006; Walden et al., 2005). Estudios que muestran datos por separado, estiman que esta musculatura tiene una incidencia lesional de 0.5 por cada 1000h de entrenamiento y entre 3–4.1 por cada 1000h de competición (Ekstrand et al., 2016; Lempainen et al., 2015).

Para un equipo profesional de fútbol esto representa unas 12 lesiones musculares por temporada. A su vez, las lesiones musculares equivalen a más de 300 días de baja deportiva en el conjunto del equipo y durante dicha temporada (Junge et al., 2006; Walden et al., 2005).

Estudio de caso: lesión muscular isquiosural en el fútbol

En este estudio de caso, vamos a ver en profundidad la lesión muscular isquiosural de un jugador de fútbol, desde tres puntos de vista:

  • Imagen de resonancia magnética
  • Imagen de ecografía
  • Imagen de termografía

Cada prueba de imagen tiene sus puntos fuertes y débiles. Y lo que es más interesante: la combinación de diferentes tecnologías nos permite entender mejor la patología, su extensión, severidad e implicaciones. Analicemos los pros y los contras de estas pruebas de imagen.

La lesión muscular en diferentes pruebas de imagen

La lesión muscular es un tipo de patología musculoesquelética muy estudiado por diferentes pruebas de imagen. Además de ser muy recurrente en deportes acíclicos, de la calidad de la información del diagnóstico depende la intervención realizada. Por tanto, la decisión que se tome en casos de lesión muscular debe estar basada en pruebas diagnósticas con la mayor precisión posible.

El diagnóstico médico se basa principalmente en la clínica y en dos pruebas de imagen: imagen de resonancia magnética y ecografía. Ambas describen estructuralmente esta lesión, de manera que se puede conocer su localización, severidad, extensión y la presencia o no de sangrado (Ahmad et al., 2013; Pollock et al., 2016).

La imagen de resonancia magnética es la modalidad escogida cuando se quiere mayor precisión y se considera la prueba de referencia, pero con un coste mucho mayor a la ecografía. El momento óptimo para realizar IRM es entre las 24 y 72 primeras horas, ya que es cuando ya existen signos apreciables que permiten cuantificar la severidad de la lesión (Kerkhoffs et al., 2012).

La ecografía, por otro lado, tiene la ventaja de ser mucho más barata, pero técnico-dependiente y, al igual que con la IRM, los hallazgos ecográficos más importantes son la visualización del hematoma, la discontinuidad de las fibras musculares y la longitud, anchura y profundidad de la lesión (Ahmad et al., 2013; Svensson et al., 2018), pero evidentemente con un menor grado de precisión.

Se estima que cuando se diagnostica esta lesión, en torno a un 13% de los casos no se identifican con imagen de resonancia magnética (Ekstrand et al., 2016), lo que abre las puertas a otras formas de diagnóstico que tengan mejores resultados de sensibilidad y/o especificidad. De esta manera, la termografía infrarroja, entre otras tecnologías, se postula como una candidata a la ayuda en el diagnóstico en patologías musculoesqueléticas, especialmente en las lesiones musculares.

La lesión muscular en termografía

La literatura científica actual no arroja mucha luz al respecto y solo existen unos cuantos artículos que hablan sobre el tema. Incluso, en ocasiones, dicha información es muy heterogénea y contradictoria, por lo que detallaremos las publicaciones que hay hasta la fecha.

  • La única revisión sistemática con metaanálisis sobre diagnóstico termográfico de trastornos musculoesqueléticos (Sanchis-Sánchez et al., 2014) no incluye ni un solo artículo sobre lesión muscular, al igual que otras revisiones de la literatura (Santos et al., 2014).
  • En este mismo sentido, en otra revisión de la literatura (Bandeira et al., 2014) se argumenta que tras la lesión muscular se produce un aumento de temperatura, apoyándose en literatura científica. Sin embargo, en dicha literatura, o bien no hablan sobre lesión muscular (Nola et al., 2012) o bien dicen que es hipertérmica (Ríos et al., 2011), pero se basan de nuevo en otros artículos (Niehof, 2007; Pichot, 2001; Ríos et al., 2011), ninguno de los cuales habla en ningún momento de lesión muscular, por lo que la calidad de esta conclusión es cuanto menos dudosa.
  • En otro de sus trabajos (Bandeira et al., 2012), proponen un método para detectar la lesión muscular en el fútbol correlacionando las imágenes termográficas hipertérmicas con biomarcadores de creatinkinasa. Establecen una correlación entre aumento de temperatura y microlesiones, algo evidente en un proceso no lesional de recuperación postejercicio, pero no en una lesión muscular macroscópica. Por lo tanto, al no tener en cuenta ni la clínica ni otras pruebas de imagen parece evidente que no se relaciona la lesión muscular en el fútbol con el aumento de temperatura. Se han replicado estudios similares (de Andrade et al., 2017) y parece que la temperatura aumenta con el daño muscular. Lo puedes ver en detalle aquí.
  • En un estudio observacional con correlación con diagnóstico médico (Sillero-Quintana et al., 2015), se describen las lesiones musculares como hipertérmicas, con un incremento de temperatura de 0.3º C con respecto a su contralateral sana, sobre una muestra de n=15.
  • Por contraposición, trabajos realizados en animales (Turner, 1991), más específicamente en caballos de carreras, muestran evidencia del patrón hipotérmico asociado a la lesión muscular, donde la zona lesionada se encuentra significativamente más fría que su contralateral.
  • Por último, recientemente, han aparecido las primeras publicaciones en las que se habla del perfil hipotérmico en la lesión muscular en humanos, en específico en el fútbol (dos Santos Bunn et al., 2020; Fernández & del Estal, 2020), una de ellas premiada por su originalidad en este descubrimiento para la comunidad científica.

La lesión muscular de nuestro caso de estudio

Este jugador de fútbol tiene 34 años y participa de la segunda división B de España. Durante su carrera como deportista, tan solo ha tenido una lesión miotendinosa en el recto femoral derecho. Declara haber tenido otras molestias, como lumbalgia y un esguince leve de tobillo derecho, pero nada resaltable.

En el momento de esta lesión estaba entrenando con el equipo en un +48h post partido, del que jugó los 90 minutos. La acción específica en la que se produjo la lesión fue en un pase de tacón, como detalla el ejemplo de la imagen 1.

Imagen 1. Pase de tacón de Carsten Arndt, del Blau-Weiß Günthersdorf vs TSV Leuna 1919 (amistoso pretemporada).

Inmediatamente, se le retiró del entrenamiento y se le concedió el día libre, pues la clínica indicaba a una lesión muscular isquiosural, muy frecuente en el mundo del fútbol.

A la mañana siguiente, se le envió a realizar una resonancia magnética, que confirmó una rotura fibrilar de grado II en la región proximal de la porción larga del bíceps femoral, con una extensión de 3cm y un sangrado importante. Los detalles se pueden ver en la imagen 2A.

A las 48h de la lesión, se le realizó una ecografía en tranversal y en longitudinal, que se pueden observar en la imagen 2B. Esta prueba indicó una zona hipoecoica irregular, donde el espacio de retracción muscular se ha visto ocupado por el hematoma, confirmando la misma longitud y diagnóstico.

Por último, a las 36h, se le realizó una termografía, que detallaremos más adelante.

Imagen 2. Resonancia magnética (A) y ecografía musculoesquelética (B) del jugador
de este estudio de caso, 24 y 48h después de la lesión.

La lesión muscular en el fútbol, vista con termografía: nuestro caso de estudio

Tras mostrar los resultados de la lesión de nuestro caso de estudio desde la visión de la imagen de resonancia magnética y la ecografía, es el turno de la temografía. En la imagen 3A podemos ver el termograma de la región posterior de las piernas. Es especialmente interesante resaltar el hecho de una aparente pérdida de continuidad en la representación de la temperatura del muslo posterior izquierdo del deportista. Además, si comparamos con la representación de la misma región del lado derecho, detectamos cualitativamente una asimetría hipotérmica interesante. En la imagen 3C podemos observar la mano del propio jugador señalando la zona exacta al preguntarle dónde le duele. La conclusión parece obvia, al relacionar la clínica con la hipotermia en la misma zona, pero todavía necesitaremos el análisis cuantitativo. Para ello, en la imagen 3B podemos observar los datos de asimetrías medias, que devuelven resultados por debajo de -0.3º C. En color violeta aparecen las regiones donde el atleta relata dolor y rayadas las regiones donde se ha diagnosticado lesión.

Imagen 3. Termograma del protocolo posterior inferior, de las piernas del sujeto de estudio, donde se evidencia una asimetría hipotérmica cualitativamente significativa en el lado izquierdo del muslo posterior (3A). Avatar del termograma anterior, mostrando resultados cuantitativos con una hipotermia por debajo de -0.3º C en todas las regiones del muslo posterior (3B). Gesto del atleta al pedirle que señale la región del dolor (3C).

Resumiendo las pruebas de imagen en la lesión muscular en el fútbol

Para hacer más visible su utilización en la ayuda en el diagnóstico, hemos adaptado la tabla 1, basándonos en las conclusiones de la Guía de Práctica Clínica de las lesiones musculares del FC Barcelona (Barcelona & Mèdics, 2009).

NombreGradoEcografíaResonancia MagnéticaTermografía*
DOMS0Signos inconstantesEdema intersticial y aumento de la vascularización localSignos inconstantes
Microrrotura fibrilar y/o elongación muscularIMínima solución de discontinuidadAumento de la señal intersticialSignos de hipotermia locales
Rotura fibrilarIIClaro defecto muscularSeñal intersticial significativa, defecto muscular focalIsla de frío evidente, que afecta a la región
Rotura muscularIIIDisrupción completa muscular y/o tendónDisrupción completa muscular y/o tendónIsla de frío evidente, que afecta al conjunto del segmento corporal
Tabla 1:  Adaptado de la Guía de Práctica Clínica de las lesiones musculares del FC Barcelona, añadiendo la columna de termografía (Barcelona & Mèdics, 2009). *Afirmaciones basadas en práctica clínica y no en evidencia científica, debido a su baja calidad, escasez y heterogeneidad.

Conclusión

Como conclusión, nos gustaría resaltar la necesidad de evidencia científica de calidad, confirmando o desmintiendo la aparición de hipotermias significativas en la región diagnosticada con lesión muscular. Desde nuestra práctica clínica, basada en más de 10 años de experiencia confrontando lesiones musculares, nos parece conveniente destacar que la lesión muscular tiene este comportamiento típico de descenso de temperatura.


REFERENCIAS:

Ahmad, C. S., Redler, L. H., Ciccotti, M. G., Maffulli, N., Longo, U. G., & Bradley, J. (2013). Evaluation and management of hamstring injuries. The American Journal of Sports Medicine, 41(12), 2933-2947. https://doi.org/10.1177/0363546513487063

Bandeira, F., Moura, M. A. M., Abreu de Souza, M., Nohama, P., & Neves, E. (2012). Pode a termografia auxiliar no diagnóstico de lesões musculares em atletas de futebol? Rev Bras Med Esporte., 18, 234-239.

Bandeira, F., Neves, E. B., Moura, M. A. M. de, & Nohama, P. (2014). A termografia no apoio ao diagnóstico de lesão muscular no esporte. Revista Brasileira de Medicina do Esporte, 20, 59-64. https://doi.org/10.1590/S1517-86922014000100012

Barcelona, F. C., & Mèdics, S. (2009). Guía de Práctica Clínica de las lesiones musculares. Epidemiología, diagnóstico, tratamiento y prevención. Versión 4.5 (9 de febrero de 2009). Apunts: Medicina de l’esport, 179-203.

de Andrade Fernandes, A., Pimenta, E. M., Moreira, D. G., Sillero-Quintana, M., Marins, J. C. B., Morandi, R. F., … & Garcia, E. S. (2017). Skin temperature changes of under-20 soccer players after two consecutive matches. Sport Sciences for Health13(3), 635-643.

dos Santos Bunn, P., Miranda, M. E. K., Rodrigues, A. I., de Souza Sodré, R., Neves, E. B., & Bezerra da Silva, E. (2020). Infrared thermography and musculoskeletal injuries: A systematic review with meta-analysis. Infrared Physics & Technology, 109, 103435. https://doi.org/10.1016/j.infrared.2020.103435

Ekstrand, J., Waldén, M., & Hägglund, M. (2016). Hamstring injuries have increased by 4% annually in men’s professional football, since 2001: A 13-year longitudinal analysis of the UEFA Elite Club injury study. British Journal of Sports Medicine, 50(12), 731-737. https://doi.org/10.1136/bjsports-2015-095359

Fernández, I., & del Estal, A. (2020, noviembre 20). Thermal profile description of most common soccer injuries by Infrared Thermography: Case studies.

Green, B., Bourne, M. N., van Dyk, N., & Pizzari, T. (2020). Recalibrating the risk of hamstring strain injury (HSI): A 2020 systematic review and meta-analysis of risk factors for index and recurrent hamstring strain injury in sport. British Journal of Sports Medicine, 54(18), 1081-1088. https://doi.org/10.1136/bjsports-2019-100983

Junge, A., Langevoort, G., Pipe, A., Peytavin, A., Wong, F., Mountjoy, M., Beltrami, G., Terrell, R., Holzgraefe, M., Charles, R., & Dvorak, J. (2006). Injuries in team sport tournaments during the 2004 Olympic Games. The American Journal of Sports Medicine, 34(4), 565-576. https://doi.org/10.1177/0363546505281807

Kerkhoffs, G., Van Es, N., Wieldraaijer, T., Sierevelt, I., Ekstrand, J., & Dijk,  van, Niek. (2012). Diagnosis and prognosis of acute hamstring injuries in athletes. Knee surgery, sports traumatology, arthroscopy : official journal of the ESSKA, 21. https://doi.org/10.1007/s00167-012-2055-x

Lempainen, L., Banke, I. J., Johansson, K., Brucker, P. U., Sarimo, J., Orava, S., & Imhoff, A. B. (2015). Clinical principles in the management of hamstring injuries. Knee Surgery, Sports Traumatology, Arthroscopy: Official Journal of the ESSKA, 23(8), 2449-2456. https://doi.org/10.1007/s00167-014-2912-x

Niehof, S. (2007). Video thermography: Complex regional pain syndrome in the picture. Undefined. https://www.semanticscholar.org/paper/Video-thermography%3A-complex-regional-pain-syndrome-Niehof/92af16d760cddcf8f5bb6f21a8ec850a95acdf12

Nola, I. A., Gotovac, K., & Kolarić, D. (2012). Thermography in Biomedicine—Specific Requirements. Proceedings of ELMAR-2012, 54th International Symposium ELMAR-2012. https://www.bib.irb.hr/917563

Pichot, C. (2001). Aplicación de la termografía en el dolor lumbar crónico. Rev. Soc. Esp. Dolor, 43-47.

Pollock, N., Patel, A., Chakraverty, J., Suokas, A., James, S. L. J., & Chakraverty, R. (2016). Time to return to full training is delayed and recurrence rate is higher in intratendinous (‘c’) acute hamstring injury in elite track and field athletes: Clinical application of the British Athletics Muscle Injury Classification. British Journal of Sports Medicine, 50(5), 305-310. https://doi.org/10.1136/bjsports-2015-094657

Quintana, M., Fernández-Jaén, T., Fernández Cuevas, I., Carmona, P., Arnaiz-Lastras, J., Pérez, M.-D., & Guillén, P. (2015). Infrared Thermography as a Support Tool for Screening and Early Diagnosis in Emergencies. Journal of Medical Imaging and Health Informatics, 5, 1223-1228. https://doi.org/10.1166/jmihi.2015.1511

Ríos, M. M., Chacón, E. M., Fernández, Á. C., & Guillén, E. O. (2011). Termografía infrarroja y el estudio de riesgos de lesiones músculo esqueléticas. Revista Ingeniería Industrial, 10(1), 55-67.

Sanchis-Sánchez, E., Vergara-Hernández, C., Cibrián, R. M., Salvador, R., Sanchis, E., & Codoñer-Franch, P. (2014). Infrared thermal imaging in the diagnosis of musculoskeletal injuries: A systematic review and meta-analysis. AJR. American Journal of Roentgenology, 203(4), 875-882. https://doi.org/10.2214/AJR.13.11716

Santos, M. G. R. dos, Silva, L. G. C. da, Júnior, J. R. de S., Lemos, T. V., & Matheus, J. P. C. (2014). Thermographic: A tool of aid in physical therapy diagnosis – literature review. Manual Therapy, Posturology & Rehabilitation Journal, 1-8.

Svensson, K., Eckerman, M., Alricsson, M., Magounakis, T., & Werner, S. (2018). Muscle injuries of the dominant or non-dominant leg in male football players at elite level. Knee Surgery, Sports Traumatology, Arthroscopy: Official Journal of the ESSKA, 26(3), 933-937. https://doi.org/10.1007/s00167-016-4200-4

Turner, T. A. (1991). Thermography as an aid to the clinical lameness evaluation. The Veterinary Clinics of North America. Equine Practice, 7(2), 311-338. https://doi.org/10.1016/s0749-0739(17)30502-3

Walden, M., Hagglund, M., & Ekstrand, J. (2005). UEFA Champions League study: A prospective study of injuries in professional football during the 2001–2002 season. British Journal of Sports Medicine, 39(8), 542-546. https://doi.org/10.1136/bjsm.2004.014571


Si tiene algún comentario o aclaración, no dude en enviarnos un mensaje. Estaremos encantados de leerle.

Europa Thermohuman ThermoHuman ha contado con el apoyo de los Fondos de la Unión Europea y de la Comunidad de Madrid a través del Programa Operativo de Empleo Juvenil. De igual manera ha participado en el Programa de Iniciación a la Exportación ICEX Next, contando con el apoyo de ICEX y con la cofinanciación del fondo europeo FEDER.