El encuadre, un error común de termografía

El encuadre, un error común de termografía

11/03/2021 By : Alejandro del Estal & Nieves Fernández Home

Hoy hablaremos del encuadre en la termografía, uno de los errores más comunes, que no suele dar tantos problemas como otros pero que igualmente es importante tenerlo en cuenta para que la calidad de nuestras sesiones de tomas de datos sean lo más fiel a la realidad.

Si no has visto nuestra publicación sobre los 7 errores más comunes, te recomendamos encarecidamente que le eches un vistazo. Esto te ayudará a tener una visión con mejor perspectiva sobre los errores comunes en termografía y cómo atajarlos.

En esta publicación vamos a ver en profundidad las implicaciones que tiene realizar un encuadre correcto en termografía y cómo realizarlo de manera imprecisa puede acarrear consecuencias de mayor o menor importancia.

Cuando hablamos de encuadre en termografía nos referimos habitualmente a la porción de la escena que se incluye en la imagen. Es decir, qué parte o trozo de la realidad vas a capturar y plasmar. Imagínate al encuadre como el escenario de una obra de teatro donde transcurren la historia del paciente o sujeto al que pretendes analizar. Si los actores se esconden detrás del telón pasarán desapercibidos para el público. Para ellos, será como si la obra no hubiera existido nunca.

En la imagen 1, puedes ver ejemplos de la misma imagen, con distintos encuadres. En el encuadre A, la imagen representa las montañas, el lago y a la persona en su kayak, aunque este no sale completo. El encuadre B representa los mismos tres elementos, pero reducidos: quitando algunos picos de montañas, el kayak no aparece y tampoco hay remo. En el C sí hay remo, pero no montañas, lo que nos permite fijarnos en el bosque de abetos, que casi no habíamos visto antes. Por último, el D, a pesar de tener el mismo tamaño de representación que el encuadre anterior, excluye a la persona. La conclusión es que la información que nos aportan los diferentes encuadres puede llegar a ser muy distinta, de ahí su importancia.

encuadre termografía
Imagen 1. Se muestra una imagen que, con distintos encuadres, representa de maneras completamente diferentes la realidad, en función de los elementos que se incluyen en ella. Fuente de la imagen: Google images.

Cuando hablamos de encuadre en termografía nos referimos habitualmente a la porción de la escena que se incluye en la imagen. Es decir, qué parte o trozo de la realidad vas a capturar y plasmar.

Alejandro del Estal

Trasladando estos conceptos a la termografía, podemos ver en la imagen 2 un termograma de las plantas de los pies de un paciente. Se aprecian también dos encuadres distintos. El encuadre A engloba correctamente todos los elementos que se pretende analizar. En el encuadre B, por otro lado, se ha olvidado una parte importante de ambos talones. ¿Qué pasa con la parte de la realidad que no se encuadra? Que no se representa en la imagen. ¿Y qué pasa si no se representa? Que no se analizará, es decir, en términos prácticos, no existe, puesto que no tenemos información de ella.

encuadre termografía
Imagen 2. Se muestran dos ejemplos de encuadre, un que representa fielmente la realidad (A) y otro que excluye una parte de importante de lo que está intentando representar (B).

A continuación, os mostramos un ejemplo real para que podamos ver la diferencia entre encuadres. En la imagen 3, podemos ver el encuadre incorrecto (A) y el correcto (B). Como parece lógico, ya que el A no incluye todo lo que queremos analizar, no es válido en termografía, pero… ¿tampoco hay tanta diferencia no? Al fin y al cabo, es solo un pedacito de pie lo que hemos perdido.

Imagen 3. Donde vemos un encuandre incorrecto (A) y uno correcto (B).

Las imágenes 4A y 4B nos muestran las diferencias una vez analizado con el software de ThermoHuman®, en el avatar y en la segmentación.

Imagen 4. Donde vemos las consecuencias tras el análisis por un encuadre en termografía incorrecto (A) y uno correcto (B).

Y para los más curiosos, también incluimos las tablas de datos de ambas imágenes, donde podemos ver las enormes diferencias por ese “pedacito de pie”.

Imagen 5. Resumen de los datos de asimetría, pormenorizados para el caso A (Test 7) y el B (Test 8).

Es cierto, que es un error muy fácil de solucionar, el problema es que no es tan sencillo cuando a la vez, tenemos que prestar atención a los otros 7 errores más comunes. Por ello desde el equipo de ThermoHuman os deseamos mucha fuerza. Con un poquito de esfuerzo y dedicación, conseguiremos erradicar este y los otros seis errores más comunes. Puede parecer demasiado obvio, pero si está incluida dentro de los 7 errores más comunes, es porque ocurre con más frecuencia de lo que pueda parecer.


Si tienes algún comentario o aclaración, no dudes en enviarnos un mensaje. Estaremos encantados de leerte.

Europa Thermohuman ThermoHuman ha contado con el apoyo de los Fondos de la Unión Europea y de la Comunidad de Madrid a través del Programa Operativo de Empleo Juvenil. De igual manera ha participado en el Programa de Iniciación a la Exportación ICEX Next, contando con el apoyo de ICEX y con la cofinanciación del fondo europeo FEDER.