El uso de la termografía en el apoyo al diagnóstico de fibromialgia

El uso de la termografía en el apoyo al diagnóstico de fibromialgia

11/29/2021 By : Alejandro del Estal y Víctor Escamilla Home

¿Podemos detectar la existencia de síndrome de fibromialgia usando termografía? En el caso clínico de hoy veremos cómo la termografía puede ayudarnos en el proceso diagnóstico de esta patología en el seguimiento de los signos y síntomas en este tipo de pacientes.

La fibromialgia, también conocida como síndrome de fibromialgia (SFM), es una afección crónica que causa dolor generalizado en todo el cuerpo (World Health Organization. Regional Office for the Eastern Mediterranean, 2013). Más específicamente, las personas con fibromialgia tienen una mayor sensibilidad al dolor, es decir, un umbral de dolor más bajo. Además, también pueden tener varios síntomas asociados, siendo los más comunes cansancio extremo (fatiga), rigidez muscular, dificultad para dormir y problemas en el proceso mental (memoria y atención). Todo ello, hace que estos pacientes sean muy susceptibles de padecer depresión, por lo que es común que el tratamiento también involucre psicólogos y psiquiatras.

Ya Galvez-Sánchez y Reyes del Paso (2020), nos hablan de su característica no inflamatoria, multisistémica y con multitud de síndromes concomitantes, compatibles con la enfermedad. Este hecho nos debería hacer reflexionar sobre la capacidad limitada de la termografía en esta dolencia. Sin inflamación, el principal signo térmico detectable en humanos, esta enfermedad se vuelve invisible para la termografía, como se aprecia en la figura 1. Ello explica que el análisis termográfico de un paciente de fibromialgia nos arroja resultados de una simetría casi perfecta, a pesar de que existen muchas regiones con dolor (la sintomatología se refleja redondeando en morado las regiones con dolor).

fibromialgia
Figura 1. Se aprecian las regiones de dolor que la paciente nos proporciona y las regiones con asimetría térmica significativa. Es importante remarcar la falta de correlación entre síntoma y hallazgo térmico en este tipo de patología.

La fibromialgia afecta a entre el 2 y el 4% de la población europea y norteamericana, siendo estimada una prevalencia del 2,4% para España, donde se destinan 13.000 millones de euros en su tratamiento (Cabo-Meseguer et al., 2017). A pesar de que se han visto asociación entre algunos factores y la prevalencia de fibromialgia (genética, eventos vitales negativos y trauma físico) sigue considerándose una enfermedad de etiología desconocida (Bohn et al., 2013; Häuser et al., 2011). Es en definitiva un síndrome de diagnóstico muy complejo y en muchas ocasiones con una certidumbre diagnóstica escasa.

Uno de los mayores expertos en termografía de la actualidad (Ammer, 2008), ya decía en 2008 que la termografía es una tecnología que no ha demostrado una precisión clínica suficiente para el diagnóstico de fibromialgia. Estudios recientes (Sempere-Rubio et al., 2021) lo confirman, demostrando que pacientes con esta patología obtienen resultados térmicos similares a los que consiguen personas sanas. Cuando se compararon las 86 mujeres con fibromialgia con 92 mujeres sanas, los resultados no mostraron diferencias significativas en la temperatura de la piel entre los grupos en el cuello, la parte superior de la espalda, el pecho y los codos (p> 0,05). Las áreas de la espalda baja y las rodillas mostraron diferencias significativas entre los grupos (p <0,05), aunque estas diferencias no alcanzaron un mínimo de cambio clínicamente detectable. Por lo tanto, podemos aseverar que las mujeres con fibromialgia no presentaron una reducción o diferencia clínicamente significativa en la temperatura de la piel en reposo en comparación con un grupo de mujeres sanas. Sí se ha visto que en el abordaje de otras enfermedades complejas relacionadas con el dolor, como el síndrome de dolor regional complejo, existe evidencia de la potencia de la termografía para mejorar la precisión diagnóstica (Pérez-Concha et al., 2020).

El proceso diagnóstico de la fibromialgia en muchas ocasiones es muy largo y tedioso, pudiendo durar hasta años. Durante este tiempo, una de las principales tareas es el descarte de otras patologías con sintomatología similar. El problema más importante en el diagnóstico es la falta de marcadores objetivos o medidas clínicas fiables y válidas (Moyano et al., 2015). Por ello, hasta que se comprenda mejor la etiología y la fisiopatología, el diagnóstico debe basarse en la evaluación clínica y los informes de los pacientes.

Por eso, el principal objetivo de la termografía ante la sospecha de fibromialgia consiste en descartar patologías reumáticas, concomitantes habituales, como osteoartritis, lupus, artritis reumatoide o espondilitis anquilosante. En la figura 2, podemos ver ejemplos de termogramas de pacientes de osteoartritis de rodilla y de artritis reumatoide en manos y muñecas.

fibromialgia
Figura 2. Termograma y avatar de asimetrías de las manos de una paciente con artritis reumatoide (izquierda) y de otra paciente con osteoartritis de rodilla (derecha).

Diagnóstico diferencial de la fibromialgia

En estudios observacionales, se ha verificado que la 2010 ACR criteria tiene una sensibilidad del 96.6% y una especificidad del 91.8% para discriminar fibromialgia de artritis reumatoide y osteoartritis (Wolfe et al., 2010). En estudios con muestras de España se ha estimado una sensibilidad del 85.6% y una especificidad del 73.2% para discriminar fibromialgia de estas patologías (Casanueva et al., 2016), siendo los principales aspectos a evaluar en la clasificación del paciente con FM, el perfil psicopatológico y la coexistencia de otros procesos (Belenguer et al., 2009).

A pesar de los resultados aparentemente favorables, en posteriores estudios, los mismos autores admiten que este criterio es incapaz de discriminar con muchas otras patologías (Wolfe et al., 2016), lo que abre posibilidades a otras tecnologías como la termografía. Por otro lado, parece evidente que pacientes con fibromialgia tienen un umbral de dolor ante el frío más bajo que personas sanas. Además, la recuperación de la región enfriada tarda más tiempo (Brusselmans et al., 2015). Esto es una prueba más de la potencia de la termografía dinámica en el abordaje de la fibromialgia.

Recientemente, Casas-Barragan y col. (2021) han realizado un estudio con 80 pacientes con fibromialgia diagnosticada y 80 pacientes sanas, para evaluar las diferencias entre los puntos de dolor a la presión en ambos grupos de pacientes y la relación con la evaluación termográfica de la mano en su eminencia hipotenar. Se escogió esta región debido a su relación con la neurovascularización alterada en pacientes con fibromialgia. Los resultados indican que existe una diferencia entre los puntos de presión en la región de la cadera y la temperatura de la eminencia hipotenar en pacientes con fibromialgia, lo que podría indicar que el control de la temperatura puede ayudar a establecer criterios de evaluación de la fibromialgia.

Conclusión

A pesar de todo lo que sabemos sobre la fibromialgia, en un contexto clínico real, parece que la gran mayoría de profesionales de la salud siguen aplicando la palpación digital para establecer un diagnóstico (Galvez-Sánchez & Reyes del Paso, 2020). Por ello, es nuestra obligación divulgar sobre el uso de la termografía en vías de mejorar la profesionalización en el manejo de esta compleja patología. Específicamente en la ardua tarea de descartar la inmensa cantidad de patologías concomitantes que aparecen con frecuencia y dificultan la elección del tratamiento correcto.


REFERENCIAS

Ammer, K. (2008). Thermal imaging: A diagnostic aid for fibromyalgia ? Thermology International, 18, 45-50.

Belenguer, R., Ramos-Casals, M., Siso, A., & Rivera, J. (2009). Clasificación de la fibromialgia. Revisión sistemática de la literatura. Reumatología Clínica, 5(2), 55-62. https://doi.org/10.1016/j.reuma.2008.07.001

Bohn, D., Bernardy, K., Wolfe, F., & Häuser, W. (2013). The association among childhood maltreatment, somatic symptom intensity, depression, and somatoform dissociative symptoms in patients with fibromyalgia syndrome: A single-center cohort study. Journal of Trauma & Dissociation: The Official Journal of the International Society for the Study of Dissociation (ISSD), 14(3), 342-358. https://doi.org/10.1080/15299732.2012.736930

Brusselmans, G., Nogueira, H., De Schamphelaere, E., Devulder, J., & Crombez, G. (2015). Skin Temperature during Cold Pressor Test in Fibromyalgia: An Evaluation of the Autonomic Nervous System. Acta Anaesthesiologica Belgica, 66(1), 19-27.

Cabo-Meseguer, A., Cerdá-Olmedo, G., & Trillo-Mata, J. L. (2017). Fibromyalgia: Prevalence, epidemiologic profiles and economic costs. Medicina Clinica, 149(10), 441-448. https://doi.org/10.1016/j.medcli.2017.06.008

Casanueva, B., García-Fructuoso, F., Belenguer, R., Alegre, C., Moreno-Muelas, J. V., Hernández, J. L., Pina, T., & González-Gay, M. Á. (2016). The Spanish version of the 2010 American College of Rheumatology Preliminary Diagnostic Criteria for fibromyalgia: Reliability and validity assessment. Clinical and Experimental Rheumatology, 34(2 Suppl 96), S55-58.

Casas-Barragán A, Molina F, Tapia-Haro RM, García-Ríos MC, Correa-Rodríguez M, Aguilar-Ferrándiz ME. Association of core body temperature and peripheral blood flow of the hands with pain intensity, pressure pain hypersensitivity, central sensitization, and fibromyalgia symptoms. Ther Adv Chronic Dis. 2021;12:2040622321997253. Published 2021 Mar 5. doi:10.1177/2040622321997253

Galvez-Sánchez, C. M., & Reyes del Paso, G. A. (2020). Diagnostic Criteria for Fibromyalgia: Critical Review and Future Perspectives. Journal of Clinical Medicine, 9(4), 1219. https://doi.org/10.3390/jcm9041219

Häuser, W., Kosseva, M., Üceyler, N., Klose, P., & Sommer, C. (2011). Emotional, physical, and sexual abuse in fibromyalgia syndrome: A systematic review with meta-analysis. Arthritis Care & Research, 63(6), 808-820. https://doi.org/10.1002/acr.20328

Moyano, S., Kilstein, J. G., & Alegre de Miguel, C. (2015). Nuevos criterios diagnósticos de fibromialgia: ¿vinieron para quedarse? Reumatología Clínica, 11(4), 210-214. https://doi.org/10.1016/j.reuma.2014.07.008

Pérez-Concha, T., Tijero, B., Acera, M., Fernández, T., Gabilondo, I., & Gómez-Esteban, J. C. (2020). Usefulness of thermography in the diagnosis and classification of complex regional pain syndrome. Neurología, S0213485320303376. https://doi.org/10.1016/j.nrl.2020.10.011

Sempere-Rubio, N., Aguilar-Rodríguez, M., Inglés, M., Izquierdo-Alventosa, R., & Serra-Añó, P. (2021). Thermal imaging ruled out as a supplementary assessment in patients with fibromyalgia: A cross-sectional study. PLOS ONE, 16(6), e0253281. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0253281

Wolfe, F., Clauw, D. J., Fitzcharles, M.-A., Goldenberg, D. L., Häuser, W., Katz, R. L., Mease, P. J., Russell, A. S., Russell, I. J., & Walitt, B. (2016). 2016 Revisions to the 2010/2011 fibromyalgia diagnostic criteria. Seminars in Arthritis and Rheumatism, 46(3), 319-329. https://doi.org/10.1016/j.semarthrit.2016.08.012

Wolfe, F., Clauw, D. J., Fitzcharles, M.-A., Goldenberg, D. L., Katz, R. S., Mease, P., Russell, A. S., Russell, I. J., Winfield, J. B., & Yunus, M. B. (2010). The American College of Rheumatology preliminary diagnostic criteria for fibromyalgia and measurement of symptom severity. Arthritis Care & Research, 62(5), 600-610. https://doi.org/10.1002/acr.20140

World Health Organization. Regional Office for the Eastern Mediterranean. (2013). List of basic sources in English for a medical faculty library. https://apps.who.int/iris/handle/10665/119990


Si tienes cualquier pregunta, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Estaremos encantados de leerte.

Europa Thermohuman ThermoHuman ha contado con el apoyo de los Fondos de la Unión Europea y de la Comunidad de Madrid a través del Programa Operativo de Empleo Juvenil. De igual manera ha participado en el Programa de Iniciación a la Exportación ICEX Next, contando con el apoyo de ICEX y con la cofinanciación del fondo europeo FEDER.

CDTI ThermoHuman ha recibido financiación del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), con la participación del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (ERDF), para la creación de una nueva herramienta basada en termografía para la prevención y predicción de artritis reumatoide. Ver detalle del proyecto.