Termografía como herramienta para valorar la posición del feto

Termografía como herramienta para valorar la posición del feto

01/11/2022 By : Nieves Fernández López, Victor Escamilla y Alejandro del Estal Home

¿Qué puede hacer la termografía para seguir la posición del feto durante el embarazo de una mujer? Hoy responderemos a esta pregunta.

El útero proporciona un ambiente térmico relativamente estable donde los fetos se desarrollan debido al suministro constante y apropiado de calor al amnios a través de la superficie placentaria y la circulación umbilical del cuerpo materno (Asakura., 2004).
La mayoría de los estudios en este campo se realizan con animales, por lo que se necesita más investigación con humanos.

PRODUCCIÓN DE CALOR FETAL

Durante el desarrollo del feto en el útero, el feto se calienta mediante sus propios procesos metabólicos. Ha habido dos formas de saber esto, midiendo la producción de calor de las ovejas fetales, descubriendo 47 calorías por minuto por unidad de peso corporal, que es aproximadamente el doble de la producción de calor de un adulto (Power et al., 1984). Y, por otro lado, midiendo el consumo de oxígeno, encontraron que el feto de cordero era 1,5 más alto que un cordero adulto con 6,7ml / kg / min de O2 (Asakura et al., 1990), lo que indica que la tasa metabólica basal del feto es más alta que la de un adulto, lo que resulta en la producción de calor fetal significativo. Debido a este aumento, la temperatura fetal permanece constantemente entre 0,3ºC y 0,5ºC más alta que la de un adulto. (Power et al., 1984) o que el calor producido por el feto se transfiera a la madre.

TERMOGRAFÍA Y DISIPACIÓN DE CALOR FETAL A LA MADRE 

Gilbert et al. (1985) encontraron que el 85% del calor producido por el feto de cordero se transfiere a la madre a través de la circulación umbilical y el 15% restante se disipa a través de la piel del feto hasta el amnios, y luego pasa a través de la pared uterina y hacia la madre. abdomen.

Al usar la teletermografía, descubrieron que la temperatura fetal cambiaba rápidamente en respuesta a una alteración en el flujo sanguíneo umbilical, como la espiral del cordón umbilical, que aumentó la temperatura de la piel de un ser humano recién nacido poco después del nacimiento, debido a que el calor se acumula dentro del feto. (Asakura H., 1996). Por este motivo, la temperatura fetal depende de la madre hasta el nacimiento.

TERMOGRAFÍA Y TERMOGÉNESIS SIN TEMBLORES

Oya y colaboradores. (1997) utilizaron la termografía para medir la extensión de la termogénesis sin escalofríos (NST) en el tejido adiposo marrón de los recién nacidos humanos que reciben una rutina de cuidados térmicos y examinaron la influencia del nivel de oxígeno al nacer en el inicio de NST, descubriendo que NST se inicia dentro de minutos de nacimiento y contribuye a la elevación de la temperatura corporal y se reduce por la baja presión arterial de oxígeno en el momento del nacimiento.

TERMOGRAFÍA Y POSICIÓN DEL FETO

La termografía también se está utilizando para registrar la presentación y posición fetal, y otros factores fisiológicos relacionados con el embarazo, a través de sus impresiones térmicas superficiales, debido a que no requiere contacto directo y al ser completamente no invasivo. Topalidou A., et al. (2020) descubrieron que la termografía puede identificar la posición del feto si está en posición cefálica en comparación con la vista anterior y los movimientos fetales influyeron en los patrones térmicos que se produjeron. En la figura 1 se pueden ver imágenes térmicas desde el punto de vista de la barriga embarazada con tres posiciones diferentes del feto.

Figura 1. Tres casos con diferentes posiciones fetales (Topalidou A., et al. 2020)

Además, Varsier y colaboradores (2014) analizaron la influencia de la etapa del embarazo y la posición del feto en todo el cuerpo. Desde las 15 a 41 semanas de amenorrea (WA), la gran mayoría de los fetos se encuentran en posición vertical, donde del 40 al 90% están con la cabeza hacia abajo y hasta el 20% están con la cabeza hacia arriba. Demostrando que hasta el final del segundo trimestre de gestación, el feto puede estar en posición de nalgas, transversal u oblicua, lo que es más improbable que ocurra en la última etapa (Ver figura 2).

Figura 2. Porcentajes de apariciones de diversas posiciones fetales durante el embarazo en estadios comprendidos entre las 15 y 41 semanas de amenorrea. (Adaptado de Varsier N., y col. 2014)

Esto es importante porque la posición del bebé antes del parto y especialmente durante el parto está relacionada con el mayor riesgo de mortalidad neonatal (NNM), un parto vaginal de nalgas, independientemente de si fue planificado o real, y el parto por cesárea real de nalgas se asoció con exceso riesgo de NNM en comparación con el parto cefálico vaginal (Bjellmo, S. 2017). El factor de riesgo de parto en presentación de nalgas es elevado (OR = 2,98 yp <0,05) (Vilchez Agruta, E. C. 2015).

CONCLUSIONES

En resumen, la termografía muestra que se puede utilizar para detectar condiciones fisiológicas, alteraciones relacionadas con el embarazo y factores fetales, así como para registrar la interacción dinámica materno-fetal en el embarazo. Las mujeres embarazadas valoraron muy positivamente la idea de utilizar la termografía en la investigación y la práctica clínica.

Conocer la posición del feto durante el embarazo y sobre todo en las etapas finales antes del parto puede ser interesante para manejar los riesgos asociados con el parto.


REFERENCIAS

Asakura, H. (1996). Thermogenesis in fetus and neonate. J Nippon Med Sch, 63, 171-172.

Asakura, H. (2004). Fetal and neonatal thermoregulation. Journal of Nippon Medical School, 71(6), 360-370.

Asakura, H., Ball, K. T., & Power, G. G. (1990). Interdependence of arterial PO2 and O2 consumption in the fetal sheep. Journal of developmental physiology, 13(4), 205-213.

Gilbert, R. D., Schroder, H., Kawamura, T., Dale, P. S., & Power, G. G. (1985). Heat transfer pathways between fetal lamb and ewe. Journal of Applied Physiology, 59(2), 634-638.

Oya, A., Asakura, H., Koshino, T., & Araki, T. (1997). Thermographic demonstration of nonshivering thermogenesis in human newborns after birth: its relation to umbilical gases.

Power, G. G., Schroder, H., & Gilbert, R. D. (1984). Measurement of fetal heat production using differential calorimetry. Journal of Applied Physiology, 57(3), 917-922.

Topalidou, A., Markarian, G., & Downe, S. (2020). Thermal imaging of the fetus: An empirical feasibility study. PloS one, 15(7), e0226755.

Varsier, N., Dahdouh, S., Serrurier, A., De la Plata, J. P., Anquez, J., Angelini, E. D., … & Wiart, J. (2014). Influence of pregnancy stage and fetus position on the whole-body and local exposure of the fetus to RF-EMFPhysics in Medicine & Biology59(17), 4913.

Vilchez Agruta, E. C. (2015). Tasa y factores de riesgo de la mortalidad fetal en el Hospital Hipólito Unanue de Tacna durante los años 2009–2013.

Bjellmo, S., Andersen, G. L., Martinussen, M. P., Romundstad, P. R., Hjelle, S., Moster, D., & Vik, T. (2017). Is vaginal breech delivery associated with higher risk for perinatal death and cerebral palsy compared with vaginal cephalic birth? Registry-based cohort study in Norway. BMJ open7(4), e014979.


Si tiene alguna pregunta, no dude en comunicárnosla. Estaremos encantados de leerle.

Europa Thermohuman ThermoHuman ha contado con el apoyo de los Fondos de la Unión Europea y de la Comunidad de Madrid a través del Programa Operativo de Empleo Juvenil. De igual manera ha participado en el Programa de Iniciación a la Exportación ICEX Next, contando con el apoyo de ICEX y con la cofinanciación del fondo europeo FEDER.

CDTI ThermoHuman ha recibido financiación del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), con la participación del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (ERDF), para la creación de una nueva herramienta basada en termografía para la prevención y predicción de artritis reumatoide. Ver detalle del proyecto.