Efectos de los tratamientos de fisioterapia: una perspectiva termográfica

Efectos de los tratamientos de fisioterapia: una perspectiva termográfica

05/24/2022 By : Alejandro del Estal Home

A día de hoy sabemos que los tratamientos suelen tener un efecto térmico en el tejido al que se dirige. Sin embargo, no todos afectan de la misma manera, ya que algunos lo hacen calentando y otros enfriando el tejido diana y en muchas ocasiones, la piel. En el artículo de hoy presentamos una revisión sistemática de reciente publicación (Lubkowska & Pluta, 2022) en la que se estudian los efectos térmicos de diferentes tratamientos y terapias.

Por definición, cuando se aplica una terapia física sobre cualquier tejido vivo se producirá un cambio en la fisiología de la región. Crioterapia, masoterapia, láser u otros tratamientos tendrán efectos sobre la sintomatología, sobre el entorno hormonal y enzimático local o sobre vascularidad del tejido. Además, se producirá en la inmensa mayoría de los casos un cambio significativo en la temperatura de la piel de esa región en concreto.

Ejemplos de efectos térmicos de tratamientos

Es, por tanto, esperable que, tras una sesión de crioterapia local en una rodilla, esa zona disminuya significativamente la temperatura de la piel. Esta modificación en la fisiología va acompañada de una reducción en la mayoría de los signos y síntomas, tales como dolor, inflamación o distensibilidad del tejido. Y lo contrario ocurrirá si aplicamos diatermia sobre un músculo: reduciremos el dolor, aceleraremos la capacidad de recuperación y contráctil de ese tejido, por el aumento significativo de la temperatura de esa región.

En la figura 1, podemos observar de manera visual los ejemplos de los que acabamos de hablar:

efectos térmicos de diferentes tratamientos
Figura 1. Efecto térmico de diferentes tratamientos, valorado con termografía infrarroja. Crioterapia local en el muslo anterior derecho (1a) y diatermia en el muslo posterior izquierdo (1b). Imágenes propiedad de ThermoHuman.

¿Qué dice la evidencia científica?

Gracias a ejemplos tan visuales como los anteriores, es tan interesante observar con termografía los efectos térmicos que tienen los diferentes tratamientos, ya que en función de su magnitud podremos valorar la eficacia terapéutica, y así evaluar si la elección es adecuada.

Lubkowska & Pluta (2022), en una revisión sistemática de reciente publicación han revisado literatura científica sobre este asunto. Como resultados, veremos una descripción de las principales terapias físicas que han sido evaluadas con termografía. En concreto, estudian los efectos de la crioterapia, la láserterapia, la electroterapia, la diatermia y el masaje, de los que presentamos los resultados a continuación.

Efectos térmicos de la crioterapia

Es, sin duda, el tratamiento más estudiado hasta la fecha por su gran capacidad de modificación térmica en contacto con la piel. De los 51 resultados hallados en un primer momento, tras aplicar criterios de inclusión y exclusión, se revisaron 21 estudios individuales al respecto (n= 963). Entre los estudios de crioterapia local, destaca su uso en la comparación y valoración de diferentes medios de enfriamiento, como cold packs, bolsa de hielo, vapor de nitrógeno líquido o masaje con hielo. En la figura 2, podemos observar el efecto local de reducción drástica de la temperatura de la región de la rodilla en este paciente (Radecka et al. 2021), con una asimetría térmica de -9.8º C:

Figura 2. Ejemplo de reducción drástica de la temperatura local en la rodilla izquierda, tras aplicación de crioterapia local. (Radecka et al. 2021)

Como ejemplos de crioterapia de cuerpo entero, destaca, sin lugar a dudas, la inmersión en agua fría, en la que el atleta se sumerge en una bañera o cubo que contiene agua a entre 5 y 15° C, con el objetivo de mejorar la recuperación muscular, aunque las crio-cabinas están ganando en popularidad con protocolos de corta duración (3 minutos) a temperaturas extremadamente bajas (de -110 a -160º C).

En general, la crioterapia provoca modificaciones en la temperatura de la piel y estimula los termorreceptores de la piel, afectando la termorregulación del cuerpo. Contar con termografía nos permite valorar la magnitud de este descenso de temperatura.

Efectos térmicos de la láserterapia

De los 31 estudios hallados en la primera búsqueda, tan solo 2 fueron incluidos en la revisión (n = 55): uno sobre la evolución de úlceras por presión (Bilska et al. 2020) y otro sobre la aplicación de biofotomodulación (Stamborowski et al. 2021), representado en la figura 3. Es necesaria investigación más exhaustiva antes de poder atribuir un efecto térmico a este tipo de terapia.

Figura 3. Imagen térmica de un paciente tras la aplicación de biofotomodulación (láser). Extraído de Stamborowski et al. (2021).

Efectos térmicos de la electroterapia

De los 11 estudios individuales que se revisaron, tan solo uno (Benito-Martínez et al. 2020) cumplió con los criterios de inclusión y exclusión. Con una n = 45, investigó los efectos térmicos sobre la temperatura de la piel al aplicar corrientes simétricas bifásicas cuadradas en uno de los muslos.

Los resultados hablan de un aumento de la temperatura de 0.35 °C, tras la aplicación de la electroterapia, confirmando así una mayor vascularización local gracias al reclutamiento muscular selectivo. En la figura 4, se muestran los muslos de un paciente al que se le aplican corrientes eléctricas en diferentes momentos. Podemos observar el incremento de temperatura en el lado reclutado, especialmente 10 minutos después del tratamiento:

efectos térmicos electroterapia
Figura 4. Paciente al que se le aplican corrientes eléctricas simétricas bifásicas cuadradas en el muslo derecho, analizado por medio de termografía antes (4a), inmediatamente después (4b), 10 minutos después (4c) y 20 minutos después (4d). Extraído de Benito-Martínez et al. 2020.

Efectos térmicos de la diatermia

De los 32 resultados hallados en un primer momento, tras aplicar criterios de inclusión y exclusión, se revisaron 6 estudios individuales al respecto (n= 186). Se estudiaron los efectos dos térmicos de las ondas de choque extracorpóreas, la diatermia por onda corta y microonda y la Tecarterapia. En la figura 5, se muestran los efectos de aumento de la temperatura de la piel en algunas de las regiones tratadas con diatermia, como la región posterior de la rodilla (+0.8º C) (Kaźmierska et al. 2021).

efectos térmicos diatermia
Figura 5. Efectos térmicos en diferentes regiones del cuerpo tras el tratamiento con diatermia. Extraído de Kaźmierska et al. 2021.

Efectos térmicos de los tratamientos con masaje

De un total de 20 artículos hallados, cuatro de ellos fueron revisados tras cumplir con los criterios de inclusión y exclusión, sumando un total de 127 pacientes. Wälchli y colaboradores (2014), establecieron un aumento de temperatura de 0.7 °C en la comparación pre vs. post tratamiento, describiendo así al masaje como una terapia hipertérmica, debido a su efecto vasodilatador de corta duración.

efectos térmicos masaje
Figura 6. Paciente antes (6a), tras 10 minutos de aclimatación (6b), inmediatamente después del tratamiento de masaje (6c) y 10 minutos después del tratamiento (6d). Extraído de Wälchli et al. (2014).

Conclusiones

Los tratamientos físicos producen efectos terapéuticos por medio de un cambio en el metabolismo en la fisiología del tejido diana, lo que se traduce en un aumento o disminución de la temperatura regional.

La termografía mide la temperatura superficial de la piel, lo que la convierte en una tecnología de fácil aplicación a la hora de evaluar la eficacia de un tratamiento. Gracias a esta revisión, los profesionales sanitarios que aplican tratamiento físico pueden encontrar en la termografía una herramienta que les dé una línea base para valorar la idoneidad de una terapia física específica, en función del comportamiento térmico que se obtiene postratamiento.


Referencias:

Benito-Martínez, E.; Senovilla-Herguedas, D.; de la Torre-Montero, J.C.; Martínez-Beltrán, M.J.; Reguera-García, M.M.; Alonso-Cortés, B. Local and contralateral effects after the application of neuromuscular electrostimulation in lower limbs. Int. J. Environ. Res. Public Health 2020, 17, 9028

Bilska, A.; Stangret, A.; Pyzlak, M.; Wojdasiewicz, P.; Szukiewicz, D. Skin surface infrared thermography in pressure ulcer outcome prognosis. J. Wound Care 2020, 29, 707–718

Kaźmierska, B., Sobiech, K.A., Demczuk – Włodarczyk, E. et al. Thermovision assessment of temperature changes in selected body areas after short-wave diathermy treatment. J Therm Anal Calorim (2021).

Lubkowska A, Pluta W. Infrared Thermography as a Non-Invasive Tool in Musculoskeletal Disease Rehabilitation—The Control Variables in Applicability—A Systematic Review. Applied Sciences. 2022; 12(9):4302.

Radecka, A., Pluta, W., & Lubkowska, A. (2021). Assessment of the Dynamics of Temperature Changes in the Knee Joint Area in Response to Selected Cooling Agents in Thermographic Tests. International journal of environmental research and public health, 18(10), 5326.

Stamborowski SF, de Oliveira Spinelli BM, Lima FPS, Costa DR, de Silveira Souza GA, Lima MO, Lopes Martins RAB. The influence of photobiomodulation on the temperature of the brachial biceps during muscle fatigue protocol. Lasers Med Sci. 2021 Oct;36(8):1741-1749.

Wälchli, C.; Saltzwedel, G.; Krüerke, D.; Kaufmann, C.; Schnorr, B.; Rist, L.; Eberhard, J.; Decker, M.; Simões-Wüst, A.P. Physiologic effects of rhythmical massage: A prospective exploratory cohort study. J. Altern. Complement. Med. 2014, 20, 507–515.


Si tienes alguna duda o te gustaría hacer un comentario, no dudes en escribirnos. Estaremos encantados de leerte.

Europa Thermohuman ThermoHuman ha contado con el apoyo de los Fondos de la Unión Europea y de la Comunidad de Madrid a través del Programa Operativo de Empleo Juvenil. De igual manera ha participado en el Programa de Iniciación a la Exportación ICEX Next, contando con el apoyo de ICEX y con la cofinanciación del fondo europeo FEDER.

CDTI ThermoHuman ha recibido financiación del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), con la participación del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (ERDF), para la creación de una nueva herramienta basada en termografía para la prevención y predicción de artritis reumatoide. Ver detalle del proyecto.