Mundial de Catar 2022: Las inquietudes de los cuerpos técnicos de las selecciones nacionales

Mundial de Catar 2022: Las inquietudes de los cuerpos técnicos de las selecciones nacionales

11/20/2022 By : Víctor Escamilla Galindo Home

Con el comienzo del Mundial de Qatar 2022 contamos con testimonios de profesionales de las principales selecciones que nos dan su opinión sobre el desafío de competir adaptándose a nuevos paradigmas: como el momento de la temporada, la temperatura a la que se va a competir, el riesgo de lesión y el poco tiempo de aclimatación al sitio y a la competición. Además, cómo la termografía puede ayudar a lidiar con la mayoría de factores.

El Mundial de Qatar de 2022 es singular por su idiosincrasia, se encuentra en mitad de la competición de las principales ligas del mundo (Premier League, LaLiga, Bundesliga, Ligue 1, etc.), va a disponer de un menor tiempo de adaptación al lugar y a la competición debido a los viajes, unas condiciones ambientales adversas para la práctica deportiva y un calendario proclive a más lesiones por el acumulo de fatiga de los jugadores.

Calendario de la competición

Por norma general, en Europa existe una tendencia a juzgar las cosas desde una perspectiva occidental. Si bien es cierto que, para las principales ligas del mundo esta competición supone un parón en mitad de la temporada. 

En otras competiciones como la Brasileña o la Japonesa, en este momento la competición ha terminado y por su parte han sufrido más veces el parón por competición internacional, sin ninguna presencia en la literatura científica de cómo afectan los torneos internacionales a mitad de temporada.

Incidencia de lesiones

Qatar 2022 se va a desarrollar en un momento de la temporada donde los atletas ya han acumulado un número de partidos considerables como para que la fatiga de la competición sea un factor relevante en el rendimiento (Heisterberg et al. 2013). Además, se conoce que este periodo de la competición es donde más lesiones se producen, la mayoría con un carácter de sobreutilización por la exposición al deporte (Noya J. 2015).

Figura 1. Incidencia de lesiones total y por equipo según su categoría de competición (Adaptado de Noya J. 2015)

Asimismo, existen artículos de opinión que ya han discutido la cantidad de partidos que algunos jugadores habían disputado durante un año. Por ejemplo, Pep Guardiola contabilizaba un total de 94 partidos para alguno de sus jugadores que competían a nivel internacional (The Guardian, 2019). Eso supone una dificultad mayor para conjugar entrenamientos, tiempo de recuperación de la fatiga y estado de “readiness” para estar al mejor nivel con el menor riesgo de lesión.

En este sentido, contamos con el testimonio de Arne Jaspers de la Real Federación Belga de Fútbol que destaca el estado de preparación física de los jugadores a estas alturas de la temporada:

«La mayoría de los jugadores están realmente en forma en este momento. Ha construido un calendario denso y llega listo para competir en estos partidos, en un corto período de tiempo. Por supuesto, tenemos que centrarnos en el proceso de recuperación y también los riesgos de lesiones están ahí. Pero creo que los jugadores podrán lidiar con la fatiga y estar frescos, mentalmente también. Algo que no pasa al final de temporada cuando están mentalmente fatigados».

Arne Jaspers – Real Federación Belga de Fútbol
Arne Jaspers de la Real Federación Belga de Fútbol.

¿Qué pasará cuando regresen a la competición nacional?

Recientemente un artículo de opinión analiza cómo han afectado las competiciones de la misma índole, competiciones internacionales en mitad de la temporada regular, en el riesgo de lesión de los jugadores que regresaban a sus clubes. Los resultados muestran que en comparación con los compañeros que no habían disputado el torneo internacional, los jugadores que regresan al club tenían más probabilidades de lesionarse en los 7 días siguientes o en los 10 si hay competición de por medio (Buchanan, R. 2022).

Además, y es una de las cuestiones que más puede afectar al área de preparación física de los clubes es el decalaje en las cargas de trabajo acumuladas entre los jugadores que no disputarán el torneo internacional, aquellos que se eliminen en las primeras fases del torneo internacional y aquellos que disputen las fases finales. Todos estos jugadores se encontrarán ante cargas de trabajo diferentes. Cuando regresen a su “normalidad”, la competición doméstica, van a tener que lidiar con diferentes escenarios a la hora de retomar la competición lo cual está estrechamente ligado con el riesgo de lesión (Gabbett T. 2020).

Por último, como señalan las investigaciones de Ekstrand et al. (2019) los jugadores que nos descansan en el periodo invernal sufren un mayor número de lesiones severas que les dejan más tiempo sin competir, 185,9 días por cada 1000 h de exposición frente a los 127 días por cada 1000 h de exposición de los que si descansaban.

Localización de la competición

Hay que tener en cuenta también, el hecho de que ya no solo el calendario de la competición, si no también la localización al tratarse de un ambiente con temperaturas altas donde se ha visto que competir sin estar aclimatados disminuye el rendimiento de los futbolistas que realizan un 10% menos de sprints, la distancia recorrida a alta intensidad disminuye de 26,9 a 24,8 m/min/jugador y variables técnicas como la tasa de pases exitosos disminuyen de 76.8% a 73.6% (Nassis et al. 2015). Esto hace necesario revisar qué factores pueden afectar al rendimiento durante el Mundial de Qatar 2022. 

En este sentido, Ismael Camenforte de la Selección Nacional Danesa de Fútbol destaca la importancia de las estrategias de hidratación y técnicas de pre-cooling y per-cooling durante la competencia.

Ismael Camenforte – Selección Nacional Danesa de Fútbol

«El ambiente cálido y húmedo es algo a tener en cuenta para los jugadores nórdicos. En el Campeonato de Europa en Bakú, controlamos su orina y deshidratación todas las mañanas, y su peso durante los entrenamientos y partidos. Además, antes de empezar los partidos y en el entretiempo con toallas mojadas, intentábamos bajar la temperatura corporal. No creemos que vaya a hacer tanto calor en Qatar, pero estamos preparados.»

Ismael Camenforte – Selección Nacional Danesa de Fútbol

Tiempo y estrategias de aclimatación al calor hasta los primeros partidos.

Desde que termina la competición regular hasta que los jugadores empiezan a competir en el Mundial de Qatar 2022 van a pasar entre 8 y 12 días (La selección de Ecuador por ejemplo que compite el 12 de noviembre un amistoso para empezar el Mundial contra la anfitriona Catar el 20 de noviembre). Estas cifras sumadas a la necesidad de desplazamiento y aclimatación al nuevo ambiente pueden ser un factor clave a tener en cuenta.

Según la literatura científica, el calor influye negativamente en el rendimiento obligando a aumentar la frecuencia cardiaca. Además, se disminuye la activación voluntaria de la musculatura y se aumentan los productos de desecho metabólico en el músculo (Périard et al. 2021).

Por suerte existe una adaptación fisiológica a estos ambientes mediante la exposición controlada y gradual, que demora al menos 12 días en alcanzar los valores óptimos. La mayoría de las adaptaciones son a nivel cardiovascular, con una reducción de la frecuencia cardíaca, una mejora en el llenado ventricular y una mayor eficiencia del miocardio. Además, la capacidad para realizar ejercicio bajo estas condiciones aumenta conforme avanzan los días de adaptación (Périard et al. 2021), como puede observarse en la figura 2.

Figura 2. Adaptaciones fisiológicas a la exposición a ambientes calurosos. Extraído de (Périard et al. 2021).

Por lo tanto, en los primeros encuentros del mundial los jugadores no van a estar completamente adaptados a la situación ambiental que allí van a tener a la hora de lidiar con los entrenamientos previos, y muy posiblemente competiciones. Aunque, parece ser que, se empleará un sistema de refrigeración para mantener una temperatura constante de 26 °C en el bulbo seco, pero que solo afectará a dos estadios Al Thumama y Education City (Fenwick M., 2021), como puede verse en la figura 3. Por lo tanto, queda latente que puede existir una ventaja competitiva para aquellos que estén mejor aclimatados o que compitan en estadios con mejores condiciones.

Figura 3. Análisis “Computational Fluid Dynamics Assessment” del estadio Al Thumama, que acogerá el Mundial Qatar 2022.

Para ello, parece interesante comenzar con estrategias de aclimatación previas que además han demostrado una mejora del rendimiento en estímulos dependientes del consumo de oxígeno y del desarrollo de la potencia, mediante sesiones aeróbicas de exposición a temperaturas altas (38 ºC) (Keiser et al. 2015). Además, parece interesante incluir ese tipo de intervenciones aeróbicas en calor, ya que se ha visto en otras investigaciones como las intervenciones de recuperación activa (ejercicios aeróbicos sin exposición al calor después del entrenamiento) recuperan todas las variables de rendimiento de forma más rápida (Rey et al. 2012; Peake et al. 2017).

Por lo que, parece interesante conjugar ambos métodos para aclimatar, ayudar a recuperar y mejorar el rendimiento, mediante ejercicios aeróbicos de intensidad moderada y con una duración de entre 10 y 15 minutos, que soliciten los grupos musculares entrenados, pero no con el mismo patrón motor, en este caso el pedaleo en bicicleta parece lo más recomendable.

Estrategias de optimización a través de la termografía para la recuperación y rendimiento en la competición.

La termografía es una herramienta que puede ayudar a controlar la monitorización de la aclimatación al calor. Gracias a su rapidez e inocuidad se puede emplear en las rutinas de los equipos, como por ejemplo en la recolección de datos matutinos como una prueba más. 

Consiste en realizar una fotografía con una cámara termográfica, que tiene una lente especial que capta la radiación de la temperatura de la piel. Para obtener los datos térmicos de las regiones corporales de los futbolistas. Con estos datos se hace una valoración de la temperatura de la región corporal y se trabaja en base a una metodología que comprara las asimetrías, gracias a su relación con los desequilibrios y las lesiones (Côrte et al. 2019, Gómez-Carmona et al. 2020). La figura 4 representa un día normal en una toma de datos de termografía en un equipo de fútbol:

Figura 4. Metodología de ThermoHuman para el control termográfico de los atletas.

«Ya estamos rastreando HRV, y ahora con ThermoHuman agregado al programa, tenemos otra herramienta que puede darnos información sobre cuál es el estado del jugador. Además de eso, podemos decirle a un jugador cuál es la mejor modalidad para ese jugador en ese momento, en el tiempo. Especialmente porque el cuerpo está reaccionando de manera tan diferente a la nueva situación para nosotros en Doha, beneficiará a nuestros jugadores saber qué es lo mejor para ellos. Usar ThermoHuman no solo es útil para este torneo, sino que beneficiará el programa de todos nuestros equipos nacionales, incluido nuestro equipo femenino que participa en la Copa Mundial Femenina. […] Entonces, también podemos ver esto como una inversión en el programa de US Soccer.»

Rick Cost, responsable de Rendimiento en la Federación de Fútbol de Estados Unidos
Rick Cost, responsable de Rendimiento en la Federación de Fútbol de Estados Unidos

Termografía para la monitorización de la adaptación 

Gracias a generar un perfil térmico de cada jugador se puede obtener la variación de su temperatura corporal a lo largo del tiempo para evaluar la aclimatación. Existen investigaciones que señalan que los atletas que tienen una menor temperatura de la piel previa a una competición tienen un mejor rendimiento (r = 0.32, p = 0.046) (Racinais et al. 2021).

Si conseguimos evaluar a los futbolistas en la precompetición, se podrá identificar qué perfil de jugadores son los que mejor se encuentran para competir, ya que aquellos que tengan una menor temperatura corporal en comparación con los últimos días de entrenamiento probablemente tengan mejor predisposición a la competición (Figura 5).

Figura 5. Control de la temperatura corporal pre-competición para identificar el estado de preparación de los jugadores.

Termografía para el control de la fatiga

Por otro lado, la respuesta después de la competición también es determinante para establecer estrategias de recuperación. Competir en calor aumenta la percepción de esfuerzo y los marcadores bioquímicos del músculo (Périard et al. 2021). Se ha visto que después de un partido de fútbol los marcadores de daño muscular (CK), los parámetros de las función inmune, las variables de capacidad física y la percepción de recuperación se ven alteradas negativamente hasta al menos las 72 horas después de la competición (Silva et al. 2017).

Existe una relación positiva entre los marcadores de daño muscular (CK) y la termografía, después de un periodo congestionado de partidos de fútbol, lo que también indica que la temperatura corporal se va a ver afectada por el partido (de Andrade-Fernandes et al. 2017).

Mayores aumentos de temperatura corporal están relacionados con mayor daño estructural de los tejidos. Además, los autores señalan que si se pretende medir la carga interna usando datos de temperatura de la piel, parece ser que tomar la imagen térmica 24 horas después del partido es mejor que 48 horas después (de Andrade-Fernandes et al. 2017).

Por último en una reciente revisión se han identificado diferentes tipos de fatiga, una con una orientación más metabólica y otra con una orientación más estructural, después de un esfuerzo competitivo que dan como resultado diferentes interpretaciones para recuperar (Thorpe, R. 2021). Los autores sugieren que, dependiendo de los orígenes de la fatiga, se puede prescribir una estrategia de individualización de la recuperación post-ejercicio. Por lo tanto, la fatiga metabólica debe compensarse con terapias de calor y el daño estructural con enfriamiento (Figura 6). 

Figura 6. Control de la temperatura corporal post-competición para identificar el tipo de fatiga e individualizar la recuperación

Para ello, herramientas de monitorización de los procesos fisiológicos que acontecen frente a la fatiga van a ser determinantes para individualizar la recuperación. La termografía se postula como una de las herramientas más innovadoras para el control de los procesos de fatiga, gracias a su sensibilidad para analizar los cambios en la temperatura corporal y a su relación de esta con los diferentes sistemas corporales, tanto el sistema músculo esquelético con el mapeo de las regiones corporales (Gómez-Carmona, P. 2020) y su relación con el daño muscular (de Andrade-Fernandes et al. 2017; Priego-Quesada, I. 2022), como por su relación con el sistema nervioso y la fatiga central (Sillero-Quintana et al. 2022; Hillen et al. 2020).

Conclusión

Parece interesante elegir estrategias de aclimatación al calor con el objetivo de mejorar el rendimiento incluyéndose en las rutinas de entrenamiento y recuperación de los equipos de fútbol. 

Además, la termografía puede ayudar a monitorizar la aclimatación al calor, identificar qué perfil de jugadores son los que mejor se encuentran para competir y quien está recuperando mejor después del esfuerzo para establecer qué tipo de intervención de recuperación necesitan los jugadores.


Referencias

de Andrade Fernandes, A., Pimenta, E. M., Moreira, D. G., Sillero-Quintana, M., Marins, J. C. B., Morandi, R. F., … & Garcia, E. S. (2017). Skin temperature changes of under-20 soccer players after two consecutive matches. Sport Sciences for Health, 13(3), 635-643.

Buchanan R. Zone7, 2022. Rich Buchanan: Managing player injury risk upon return from the 2022 Qatar World Cup. Retrieved on November 20th 2022, from: https://zone7.ai/rich-buchanan-managing-player-injury-risk-upon-return-from-the-2022-qatar-world-cup

Côrte, A. C., Pedrinelli, A., Marttos, A., Souza, I. F. G., Grava, J., & José Hernandez, A. (2019). Infrared thermography study as a complementary method of screening and prevention of muscle injuries: pilot study. BMJ Open Sport & Exercise Medicine, 5(1), e000431. doi: 10.1136/bmjsem-2018-000431

Ekstrand J, Spreco A, Davison M. Elite football players that do not have a winter break lose on average 303 player-days more per season to injuries than those teams that do: a comparison among 35 professional European teams. Br J Sports Med 2019; 53:1231–5.

Fenwick M. 2021. Climatización y confort (Estadio). Así funciona la refrigeración de los estadios del Mundial de Qatar para combatir las altas temperaturas. Retrieved on November 20th 2022, from: https://climatizacion-y-confort.cdecomunicacion.es/noticias/sectoriales/48608/refrigeracion-estadios-mundial-qatar-2022

Gabbett TJ. Debunking the myths about training load, injury and performance: empirical evidence, hot topics and recommendations for practitioners. Br J Sports Med. 2020 Jan;54(1):58-66.

Gómez-Carmona, P. M., Fernández-Cuevas, I., Sillero-Quintana, M., Arnáiz-Lastras, J., & Navandar, A. (2020). Infrared Thermography Protocol on Reducing the Incidence of Soccer Injuries. Journal of Sport Rehabilitation. doi: 10.1123/jsr.2019-0056

Heisterberg, M. F., Fahrenkrug, J., Krustrup, P., Storskov, A., Kjær, M., & Andersen, J. L. (2013). Extensive monitoring through multiple blood samples in professional soccer players. The Journal of Strength & Conditioning Research, 27(5), 1260-1271.

Hillen, B., Pfirrmann, D., Nägele, M., & Simon, P. (2020). Infrared thermography in exercise physiology: the dawning of exercise radiomics. Sports Medicine, 50(2), 263-282.

Keiser, S., Flück, D., Hüppin, F., Stravs, A., Hilty, M. P., & Lundby, C. (2015). Heat training increases exercise capacity in hot but not in temperate conditions: a mechanistic counter-balanced cross-over study. American Journal of Physiology-Heart and Circulatory Physiology, 309(5), H750-H761.

Nassis, G. P., Brito, J., Dvorak, J., Chalabi, H., & Racinais, S. (2015). The association of environmental heat stress with performance: analysis of the 2014 FIFA World Cup Brazil. British journal of sports medicine, 49(9), 609-613.

Noya Salces, J. (2015). Análisis de la incidencia lesional en el fútbol profesional español en la temporada 2008-2009 (Doctoral dissertation, Ciencias).

Peake, J. M. (2017). Cryotherapy: Are we freezing the benefits of exercise?. Temperature, 4(3), 211-213.

Périard JD, Eijsvogels TMH, Daanen HAM. Exercise under heat stress: thermoregulation, hydration, performance implications, and mitigation strategies. Physiol Rev. 2021 Oct 1;101(4):1873-1979.

Priego-Quesada, J. I. (2022). New Advances in Human Thermophysiology. Life, 12(8), 1261.

Racinais S, Ihsan M, Taylor L, et al. Hydration and cooling in elite athletes: relationship with performance, body mass loss and body temperatures during the Doha 2019 IAAF World Athletics Championships. British Journal of Sports Medicine Published Online First: 12 February 2021.

Rey, E., Lago-Peñas, C., Casáis, L., & Lago-Ballesteros, J. (2012). The effect of immediate post-training active and passive recovery interventions on anaerobic performance and lower limb flexibility in professional soccer players. Journal of human kinetics, 31, 121.

Sillero-Quintana, M., Jones-Rando, J., Refoyo, I., Marins, J. C. B., & Seixas, A. (2022, January). Effects of Resistance Training on Skin Temperature and Its Relationship with Central Nervous System (CNS) Activation. In Healthcare (Vol. 10, No. 2, p. 207). MDPI.

Silva, J. R., Rumpf, M. C., Hertzog, M., Castagna, C., Farooq, A., Girard, O., & Hader, K. (2018). Acute and residual soccer match-related fatigue: a systematic review and meta-analysis. Sports Medicine, 48(3), 539-583.

Thorpe RT (2021) Post-exercise Recovery: Cooling and Heating, a Periodized Approach. Front. Sports Act. Living 3:707503. doi: 10.3389/fspor.2021.707503

The Guardian. 2019. Could an English club really play 94 competitive games in a single season? Retrieved on November 20th 2022, from: https://www.theguardian.com/football/2019/aug/14/could-an-english-club-really-play-94-competitive-games-in-a-single-season


Si tienes alguna duda o te gustaría hacer algún comentario, no dudes en escribirnos. Estaremos encantados de leerte.

Europa Thermohuman ThermoHuman ha contado con el apoyo de los Fondos de la Unión Europea y de la Comunidad de Madrid a través del Programa Operativo de Empleo Juvenil. De igual manera ha participado en el Programa de Iniciación a la Exportación ICEX Next, contando con el apoyo de ICEX y con la cofinanciación del fondo europeo FEDER.

CDTI ThermoHuman ha recibido financiación del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), con la participación del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (ERDF), para la creación de una nueva herramienta basada en termografía para la prevención y predicción de artritis reumatoide. Ver detalle del proyecto.